Educación activa

Rimas y canciones que favorecen el lenguaje en niños con síndrome de Down

foto de niña con sindrome de down cantando

Las rimas y canciones gustan a todos porque la música y el ritmo es algo natural e innato en los niños, es divertida en sí misma y es la forma más primitiva de comunicación.

Las canciones y las rimas son un recurso que todos los padres usamos naturalmente con nuestros hijos, y que tienen muchísimos beneficios.

Se dice que los niños aprenden a cantar antes que a hablar y esto es así porque las canciones son repetitivas. Al repetir la misma frase, están interiorizando su estructura sintáctica sin darse cuenta, y eso les servirá más adelante para crear sus propias frases.

Recitar rimas acompañadas por movimientos con dedos y manos ayuda a desarrollar el cerebro de los niños de forma global, ya que esta simple actividad activa simultáneamente cuatro áreas cerebrales distintas: visual, motora, musical y lingüística.

Beneficios de las canciones y rimas

Desarrollan la memoria

Tanto las rimas como las canciones se deben repetir con frecuencia para que puedan memorizarlas. A los niños les gusta esta repetición porque se convierte en algo familiar.

Para poder memorizarla, necesitan poner atención y concentración, así que, de forma amena y divertida, están desarrollando estas 3 habilidades tan importantes para el aprendizaje, sin darse cuenta.

Favorecen la articulación de las palabas

Algunas canciones, y sobre todo las rimas, se acompañan de gestos con los brazos, manos y dedos. El motivo es que el movimiento de los dedos está relacionado con el movimiento de la lengua, así, el desarrollo de la precisión de los dedos les ayuda indirectamente a articular los sonidos con más facilidad.

De hecho, la psicomotricidad fina es una de las bases de los programas de logopedia en niños con síndrome de Down.

Aumentan la discriminación auditiva y la conciencia fonológica

Dado que en esta etapa los niños aprenden el lenguaje por imitación, debemos recordar siempre cantar las canciones o las rimas articulando bien y haciendo que nos miren a la cara.

Las rimas y canciones, al ser repetitivas, lentas y con un ritmo marcada, les ayudan a aumentar la discriminación auditiva para poder distinguir las sílabas y los fonemas que forman cada palabra. Esta es la base para que, en un futuro, aprendan a escribir las palabras escuchando cómo suenan. 

Pero recuerda que para poder diferenciar los sonidos, es necesario que los niños tengan una correcta percepción auditiva, por eso debemos revisar su audición regularmente con un profesional. Las personas con síndrome de Down, al tener los oídos en una posición más baja de lo normal, suelen acumular mucosidad y eso puede dar lugar a problemas auditivos.

Aprender algunas canciones y rimas

Las canciones son uno de los recursos más sencillos de utilizar en casa y la mayoría de los padres lo hacemos de forma natural, repitiendo las canciones que nos enseñaron de niños.

Lo primero que hay que hacer es recordar o aprender algunas canciones cortas y sencillas y encontrar un momento especial para compartir ese momento afectivo y de diversión con nuestros hijos.

Si hay palabras que no conocen, podemos incluir gestos que les ayuden a comprender su significado, aunque es mejor no excederse, ya que, si hacemos demasiados gestos, centrarán su atención en nuestras manos y no en nuestra boca.

Corregir indirectamente

Para que este recurso proporcione sus máximos beneficios, es mejor no corregir directamente, sino solo actuar de modelo.

Cuando nos ven mover la boca y los labios para hablar o cantar, sus neuronas espejo realizan el mismo movimiento a nivel cerebral y crean las mismas conexiones que si lo hicieran ellos mismos, aunque de momento, no puedan pronunciar bien.

Además, si les corregimos, la actividad dejará de ser divertida, y es precisamente la diversión la que hace que la música resulte un recurso tan útil.

Rimas Waldorf

En las escuelas Waldorf, uno de los recursos más utilizados para trabajar varios aspectos del desarrollo como el lenguaje, la memoria y la psicomotricidad son las rimas y los juegos de dedos.

Se utilizan para iniciar y terminar el día, ya que ayudan a concentrar la energía de los niños, y también para pasar de una actividad a otra, asociando ciertas melodías a determinadas actividades como recoger o comer.

Si quieres conocer algunas de las rimas o juegos de dedos que suelen usar, puedes verlas en el siguiente enlace: https://www.youtube.com/watch?v=tKHfNG3K1tU

Por su parte, Tamara Chubarovsky ha unido la pedagogía Waldorf con la pedagogía terapéutica y ha diseñado muchas rimas que ayudan a trabajar diferentes aspectos del desarrollo como la lateralidad, el equilibrio o el esquema corporal.

Estas son algunas de las más sencillas por las que puedes empezar:

  • El pollito promueve la tonicidad de los labios y lengua y el cierre de la boca
  • Rompompom promueve la coordinación visual y la articulación de las palabras
  • El cocodrilo promueve la lateralidad y ayuda a la integración de algunos reflejos primitivos

Dedos ágiles, mente ágil. Lenguaje claro, pensamientos claros

Rudolf Steiner

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s