Educación activa

El Diseño Universal de Aprendizaje, para una inclusión real en las escuelas

Desde que en el año 1994, durante la conferencia mundial sobre Necesidades Educativas Especiales, se aprobase la propuesta de que todos los niños debían ser acogidos en las escuelas ordinarias independientemente de su condición, se ha hecho evidente el reto que supone la integración y la inclusión, buscando fórmulas para llevarlas a cabo con los recursos existentes.

¿Existe una verdadera inclusión?

La inclusión en las escuelas no consiste en poner a todos los niños juntos en un mismo aula, el objetivo es que todos tengan igualdad de oportunidades.

La igualdad de oportunidades solo logra si se da a cada estudiante el tipo de educación adecuado a sus capacidades y a su forma de aprender.

Sin embargo, la realidad en las escuelas ordinarias actuales es que los docentes no conocen la problemática asociada a cada discapacidad, ni tienen, por tanto, la preparación ni los recursos necesarios para atenderla (materiales, tiempo, personal especializado…)

La solución que se aplica entonces es reducir las expectativas a través de adaptaciones curriculares y, si hay recursos económicos, asignar un profesor de apoyo en pedagogía terapéutica y otro de audición y lenguaje, durante algunas horas a la semana.

Las adaptaciones curriculares

Aunque actualmente se sabe que los niños no aprenden ni se desarrollan de la misma forma, la escuela actual sigue proponiendo un programa fijo, una metodología única y unos mismos criterios de evaluación.

Este currículo fijo, está determinado por el ministerio de Educación basándose en un promedio imaginario, en el que se supone que estarían la mayoría de los niños.

una misma regadera para 3 plantas diferentes

Tras una evaluación psicopedagógica de tipo clasificatorio, a los niños que no entran en este promedio, se les hacen adaptaciones curriculares.

Los niños con síndrome de Down tienen en su mayoría una Adaptación Curricular Individual y Significativa (ACIS), es decir, que se reducen los objetivos, contenidos, métodos y criterios de evaluación.

 “Las adaptaciones curriculares son la forma actual que tiene el sistema educativo de continuar sin reformarse, puesto que pone el foco en el niño y su discapacidad y, en  la mayoría de los casos, no permite la titulación en la educación obligatoria”.

Nacho Calderón Almendros

¿Qué es el Diseño Universal?

El paradigma del Diseño Universal comenzó en el campo de la arquitectura a finales de los años 70.

El objetivo era hacer un diseño original que tuviera en cuenta a todos los usuarios para no tener que hacer adaptaciones posteriores.

Esto hizo que nos diéramos cuenta de que la discapacidad no estaba tanto en la persona, como en las barreras y los prejuicios.

Se cambia así, el término de personas discapacitadas por el de contextos discapacitantes.

El Diseño Universal de Aprendizaje

El diseño universal de aprendizaje (DUA) propone diseñar un currículo para que sea accesible a todos los alumnos.

Si el currículo es flexible, en lugar de fijo, no será necesario hace adaptaciones sobre él.

De este modo, se tiene en cuenta a todos los estudiantes, proporcionando flexibilidad en los objetivos, contenidos, materiales y forma de evaluación.

Esta enseñanza individualizada supone buscar actividades que propicien la participación de todos los alumnos, teniendo en cuenta las diferentes formas de aprender, con recursos adaptados a sus características, beneficiando no solo a los alumnos con discapacidad, sino a todos los alumnos.

Si no hay una única forma de aprender, no debería haber una única forma de enseñar

Cómo poner en práctica el DUA en las escuelas

El Diseño Universal de Aprendizaje se centra en 3 aspectos del alumnado: cómo reciben la información, qué motivación tienen para aprender y cómo expresan la información que conocen.

El acceso a la información:

Se trata de asegurar que todo el alumnado comprenda la información que se le está dando.

Explicaciones sencillas y breves

Para garantizar que todos han entendido la información. Acompañadas de instrucciones visuales, textos ilustrados, textos de lectura fácil y ayudas técnicas en algunos casos.

Ubicación en el aula

Según las necesidades de cada alumno, por ejemplo, que facilite la lectura de labios, el acceso visual a la información, que le aleje de ruidos o distracciones.

Aunque también se pueden diseñar aulas abiertas con libertad para moverse y mesas de apoyo para la interacción grupal.

La motivación para aprender

Consiste en tratar de que los alumnos se impliquen en su aprendizaje, conectando las ideas con su vida real, apelando a su curiosidad y suscitando opiniones.

Dividir las tareas en pasos sencillos

Es mejor trabajar con objetivos a corto plazo, claros y sencillos, para que tengan sensación de logro.

Aprendizaje basado en proyectos

Se parte de un reto o un objetivo que hay que alcanzar, buscando soluciones a situaciones problemáticas y trabajando en equipo, donde cada uno aporta desde sus fortalezas.  

Asignación individualizada de tareas

No se trata simplemente de que cada uno haga lo que mejor sabe hacer, sino de que el profesor/a tenga claro qué ideas debe saber y comprender cada niño/a al final de cada lección y organice sus actividades en función de ello.

Trabajar las funciones ejecutivas en el aula

Por ejemplo, llevar una agenda escolar para gestionar el tiempo, usar colores para las asignaturas en el horario y en los cuadernos, practicar el razonamiento social (¿qué debes hacer si…?), organizar y planificar la tarea antes de empezarla, etc.

Suprimir las asignaturas y sustituirlas por ámbitos de aprendizaje o de interés

Sería una adaptación de los rincones de infantil para otras edades.

Aprender haciendo

Sustituir las clases magistrales por el aprendizaje significativo, haciendo y experimentando a través de materiales concretos y manipulativos.

Suprimir los libros de texto

Sustituyéndolos por libros de consulta como un recurso más.

Mezclar edades

Para fomentar la coenseñanza entre alumnos que ya conocen o acaban de aprender a hacer algo.

Presencia de 2 maestros por aula 

Para atender a aquellos que necesiten más apoyo.

Toma de decisiones en asambleas

Cambiando así, la educación autoritaria por una educación dialogante.

La evaluación

La evaluación auténtica es aquella que nos permite conocer su aprendizaje real en lugar de tener como única finalidad una calificación.

Se trata de ofrecer distintas formas de expresión para que puedan demostrar lo que saben: expresarlo con ejemplos, utilizarlo, relacionarlo con su vida o aplicarlo a otros contextos

Supresión de los exámenes

Las evaluaciones cualitativas sustituyen las notas por informes que recibe la familia.

Autoevaluación

Permite al alumnado reflexionar sobre su propio aprendizaje. Se pueden utilizar portafolios, o diarios de aprendizaje. Si se proporciona feedback durante todo el proceso de aprendizaje, preguntas o listas de verificación, les será más fácil reflexionar sobre su proceso.

Todas estas propuestas benefician, no solo al niño que tiene las dificultades, sino a todos los alumnos.

La labor del docente

Para que estas pautas tengan resultados, es decir, para garantizar el aprendizaje de todos, los docentes deben conocer el punto de partida de cada niño/a, sus destrezas y sus dificultades, conocer los fundamentos básicos de la psicología evolutiva, tener formación en el manejo de materiales concretos y herramientas para evaluar el progreso y el ritmo de aprendizaje de acuerdo a las potencialidades de cada alumno/a.

Las escuelas del futuro

Esta puede ser una muestra de hacia dónde deberían evolucionar las escuelas.

De hecho, algunas escuelas ordinarias ya han empezado a dar los primeros pasos como incluir el aprendizaje cooperativo en trabajo por proyectos, utilizar materiales manipulativos o hacer agrupaciones flexibles.

Las escuelas de educación activa son un ejemplo de que es posible poner en práctica el diseño universal de aprendizaje: grupos reducidos, 2 maestros por aula, sustitución de los libros de texto por libros de consulta, trabajo por proyectos, asambleas, agrupaciones flexibles, mezcla de edades, evaluaciones cualitativas, etc.

Pero para que los niños con discapacidad puedan estar verdaderamente incluidos es necesario un conocimiento profundo de la problemática de cada discapacidad, de sus dificultades de aprendizaje y de sus potencialidades, y disponer de métodos y materiales adaptados para ellos. 

No deben desaparecer las escuelas de Educación Especial, que dan respuesta a las necesidades específicas de este alumnado. Se trata de ampliar las opciones, dejando siempre que los padres elijan qué modalidad necesita su hijo/a como persona particular en base a sus circunstancias.

 “No se trata de tener derecho a ser iguales, sino de tener derecho a ser diferentes”


Si necesitas más información:

En España, destaca el grupo EducaDUA, https://www.educadua.es/ de la universidad complutense de Madrid, y en Iberoamérica, la Red Iberoamericana de Necesidades Educativas Especiales (RINEE) http://riineeaccesibilidad.blogspot.com/.

Además, la fundación Down España dispone de un proyecto llamado: creamos inclusión https://www.creamosinclusion.com/ destinado orientar y formar a centros educativos para mejorar la práctica de la inclusión y a apoyar a familiares de niños con síndrome de Down en defensa de sus derechos de educación.

Fuentes:

www.emtic.educarex.es: diseño universal para el aprendizaje, porque todos somos todos

www.coralelizondo.wordpress.com: revolución inclusiva en las aulas. Diseño universal y paisajes de aprendizaje

www.yosoyigualydiverso.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s